Toda persona que practique la hipoterapia obtendrá los beneiios, ya sea una persona con o sin discapacidad. En el caso de personas sin discaacidad, se pueden tratar problemas y enfermedades como anorexia, bulimia, problemas de comportamiento, concentración, atención, problemas disciplinarios, delincuencia y muchos otros.

Las personas con discapacidad tienen que tener un permisos del médico o quinesiólog. La hipotrapia la pueden ejercer personas con distintos tipos de discapacidad, como por ejemplo, esclerosis múltiple, parálisis cerebral, autismo, síndrome de Down, traumas cerebrales, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades traumatológicas y discapacidad física.