La Hipoterapia se basa en el aprovechamiento del movimiento del caballo para la estimulación de los músculos y articulaciones del jinete. El paciente está expuesto a movimientos de vaivén que son similares a los que realiza el cuerpo humano al caminar. Se produce así una reacción que no es sólo muscular sino también sensorial. Afecta a todo el cuerpo del paciente, quien experimenta una mejoría global.

Efectos fisiológicos: Aumento de la c apacidad de percepción de estímulos, al encontrarse en una situación de movimiento.
Efectos psíquicos: Estimula la atención, la concentración y la motivación. Aumenta el autoestima y de la seguridad en uno mismo.
Efectos físicos: El caballo transmite al jinete alrededor de 110 movimientos diferentes por minuto. La hipoterapia mejora la coordinación y el equilibrio.